Las Comunidades Ancestrales de Tigua en la provincia de Cotopaxi tienen una milenaria tradición artística y artesanal; probablemente la diversidad de pisos ecológicos, la belleza de sus paisajes y montañas influyeron en su desarrollo.  Como testimonio de este hermoso pasado artístico se encuentra en su iconografía y simbología, en la tradición alfarera, la orfebrería, los  textiles y  el misterioso arte rupestre amazónico-andino, entre otros.

Los Pueblos Panzaleos fueron quienes originariamente habitaron lo que hoy es Tigua, se conoce que estos pueblos de tradición andino-amazónica, promovían grandes encuentros culturales en las faldas del majestuoso y temido Volcán Cotopaxi, como  actos rituales de ofrenda, veneración o por temor a su fuerza telúrica.

Más adelante, con la llegada de los Españoles a territorios Panzaleos, en el año 1727, se asentaron  órdenes religiosas,  Agustinos y luego los Franciscanos, órdenes que llevaron adelante un intenso proceso evangelizador, y que sin lugar a dudas, promovió la incorporación de valores cristianos en el complejo mundo cultural que se estableció en las estribaciones del  gran Cotopaxi.

Las comunidades de Tigua, asentadas en las cercanías de la hermosa laguna Quilotoa,  fueron el escenario de socialización y encuentro de pueblos que venían de la Amazonía y la Costa en el marco de festividades, lugar propicio para intercambiar productos, conocimientos  y  tradiciones.  Los Incas, los Españoles y luego los colonizadores criollos comprendieron muy bien que este espacio de celebración ritual e intercultural tenía que ser sometido a los valores de los conquistadores.

Desde el siglo XVIII se impone un sistema hacendario,  Tigua pasa a ser una unidad productiva,  bajo el sistema social y económico de la hacienda. A pesar de haber vivido bajo este régimen de sometimiento,  las comunidades y pueblos indígenas continuaron con esta tradición festiva milenaria hasta hoy.

Siendo la Fiesta como uno de los momentos sociales más importantes de la cultura andina, donde se expresa y recrea la reciprocidad, el intercambio entre personas y con la naturaleza. El tambor que convoca y anima el baile es el antecedente más significativo de la pintura Tigua; de otro lado, las máscaras de madera de  monos, perros, lobos y la karishina (hombre vestido de mujer que reparte el licor y anima la fiesta) recuerdan la visita que hacían los vecinos yumbos a las comunidades Tigua.

Luis Alberto Ugsha Ugsha, nace el 09 de marzo de 1982 en la comuna Tigua Chimbacucho,  fundado el 18 de abril de 1966, sector Yanacachi, Parroquia Zumbahua. Es el segundo hijo de Juan Francisco Ugsha Y Josefina Ugsha de descendencia indígena, su idioma principal es el Runa Shimi (lengua nativa-quichua)

Estudió en una escuela Bilingüe en su natal comunidad,  cursando el Colegio en la Parroquia Cutuglagua, cantón Mejía especialidad Físico Matemático (2004) y finalmente culminó sus estudios superiores en La Universidad Politécnica Salesiana con título de Ingeniero en Administración de Empresas mención en Marketing  (2012).

A la edad de 7 años tuvo sus primeros rasgos en pintura, tras pasar como alumno de su padre desde la edad de tres años. Su primer cuadro fue de 15x20cm hecha de cuero (piel) de borrego.

Es un artista autodidáctico que cuenta en sus obras sobre las costumbres de su gente. Los colores muestran la belleza de la vestimenta de sus mujeres y hombres, su forma de sembrar, fiestas, leyendas, sueños y el dialogo con la simbología ancestral nor-andina desde su origen. Sus principales productos son: Pintura sobre cuero de borrego y madera tallada: máscaras, bateas, portavasos, porta platos, porta calientes, charoles, cucharas, cruces, portarretratos, cofres y magnetos.

Ha realizado varias exposiciones a través de los primeros artistas de Tigua en OEA, UNESCO, Ministerio de Cultura. Participación en Ferias nacionales e internacionales especializadas en el sector artesanal como; CIDAP, Texturas y Colores, Muestra Internacional de Artesanía Tradicional (Chile), entre otras. Primer lugar en el concurso de diseños de tarjetas Navideños en dos ocasiones (1998 y 1999) organizado por la Fundación Su Cambio por el Cambio. Obtuvo el segundo lugar en la exposición de pinturas de Tigua, organizado por La prefectura de Cotopaxi y Fundación Sinchi Sacha en (2016). Único pintor portador de la excelencia a las artesanías de Tigua Otorgado por la Unión Europea.

A través de varias investigaciones realizadas a través de las consultorías para la Asociación se levanta la marca para sus productos “De Tigua para el Mundo” patentado para las artesanías de Tigua en el año 2012.

La nueva tendencia de colores y sugerencia de los consumidos finales. En estos momentos se encuentra dialogando, diseñando con la simbología ancestral en sus artesanías de Tigua, es. Actualmente lleva la función del presidente de su comuna Tigua Chimbacucho en donde practica las vivencias, tradiciones y costumbres de nuestros abuelos y ancestros según la cosmovisión indígena.